lunes, 14 de mayo de 2012

Engorilados en la niebla.














Hace mucho tiempo que Edorta llevaba intentando arrastrarnos hasta Oñati para hacer esta ruta, lo cierto es que le ha costado casi un año, gracias por ser tan insistente ya que una vez hecha y después de disfrutar la belleza que encierra no me habría perdonado el haber faltado a la cita.

Para haceros una idea de la ruta hay que hacer un reset a todo lo que hemos hecho hasta la fecha, no hay ninguna ruta en los cuatro años que llevo con los Mendikletas que se le parezca. Pensad en un inmenso bosque de hayas, en el un sendero de mas de 9 kilómetros a media altura sin desnivel, ese es el verdadero encanto de esta ruta, atrás queda el rodar rápido o el hacer un descenso vertiginoso por una pista o trialera.

El paisaje es absolutamente impactante aunque no lo pudimos disfrutar en toda su amplitud, una espesa niebla nos acompaño durante todo el recorrido, la próxima vez espero que tengamos más suerte.

 Hasta llegar donde comienza el terreno la verdad es como cualquiera de nuestras rutas, su tramo de carretera con zonas con importantes porcentajes y la pista muy parecida a lo que tenemos en el Vivero. Hasta la primera parada cada uno pone su ritmo y como no Antonio y Francis a su bola nos van sacando distancia. Tras la foto de rigor comenzamos la aventura, una especie de Oñati Trophy donde cada curva, cada metro del camino es una incógnita. El sendero tiene su aquel, tramos estrechos donde unas veces lo ves claro y los pasas montado y otras que a la más minima duda lo haces a pata, normal, la visión de un talud a nuestra derecha hace que nos venga a la mente aquella famosa frase “el cementerio esta lleno de valientes” y es que en la bici tan malo es el exceso de confianza como la duda.

Es increíble la cantidad de humedad de la zona, en los tramos donde se acumulan las hojas se forma un fango en algunos casos maloliente que nos obliga a  desmontar y atravesarlo a pata. Hoy aparte de la del empujabike hemos utilizado una nueva técnica, patinbike como los chiquillos con la famosa moto de plástico.

Tras el sendero decidimos no hacer cumbre y comenzar el descenso, por delante va Edorta oteando el horizonte en busca de un rincón mágico de la zona, podríamos denominarlo como el hermano mayor del “Ojo de Atxular”, la naturaleza no deja de sorprendernos.

Poco después de reanudar el descenso tenemos que hacer un pitstop para que Edorta repare un pinchazo, tras arreglarlo y cuando vamos a reanudar la ruta José Mari nos da el alto, también ha pinchado. Bajando, bajando llegamos hasta unos caseríos, seguimos la carretera y tras un pequeño tramos la abandonamos para coger el ultimo sendero del día, este trascurre paralelo a un canal de agua, por supuesto el sendero es estrecho y en algunos tramos toca echar pie a tierra. En uno de los tramos el muro del canal coge mas altura y decido bajarme de la bici, tengo todavía en mente el chapuzón que me di hace un par de veranos en el molino de mareas en Noja, la diferencia es que aquí si me equivoco me meto una galleta en duro.

Cuando volvemos a pisar carretera el grupo se pone en fila, nos queda una pequeña pero intensa subida para llegar hasta el parking donde tenemos los coches.

Creo que esta todo dicho, aunque, si alguno quiere saber mas que se apunte a la próxima, la ruta no os defraudara seguro, para poneros los dientes largos os dejo unas fotos.

Ya solo me queda mandar un mensaje de apoyo y de animo a esos txapeldunes que este próximo sábado lo van a dar todo en los 10.000 del Soplao.

Salu2
El mendikletilla

3 comentarios:

julio dijo...

espectaculares las fotos.Niebla y manga corta,a mi me encanta con niebla.Una pena,quizas para la proxima.

Goyo dijo...

Tiene muy buena pinta, espero que se repita y poder estar, eso sí, con el vértigo que tengo lo de los pasos estrechos y caída a los lados me mola poco.

Luxe dijo...

joer que binito, tiene pinta de que fue una gran salida,que way las fotos en la niebla , teneis que llevarme jejeje, que pena que no pudiera ir, tube problemas con mi aita y tube que llevarlo al hospital nada grave , el mismo dia a las 18 salimos,